Buscar este blog

18 mayo 2017

Extracto del libro “Mujer y Marxismo” de la Universidad Obrera

  1. ¿Feminismo de clase?
Es muy común hablar en los círculos de la izquierda y en organizaciones pseudo-obreras de feminismo de clase muy a la ligera, desde anarquistas hasta partidos comunistas, pero ¿qué es el feminismo de clase? Muchos de estos sujetos dirán que es la apuesta por un feminismo de clase, es decir, de un feminismo que lleve a la liberación de la mujer mediante el desarrollo de la lucha de clases, pero… ¿de qué clase están hablando? Habría que preguntarles que a qué clase están sirviendo con su supuesto “feminismo de clase”, porque nos encontramos ante una amalgama ideológica muy amplia  desde la que se reivindica tal feminismo, como hemos dicho, desde anarquistas a socialdemócratas, llegando hasta los comunistas.
El patriarcado surge a partir del surgimiento de la propiedad privada, de aquí se desarrollará la explotación de la mujer, perfeccionándose con los años. La única forma de eliminar la explotación de la mujer es, por tanto, cambiar las circunstancias que la engendraron. La única forma de hacerlo es socializando los medios de producción, acabando con la propiedad privada que engendró el patriarcado, acabando con este. El patriarcado surgió en base a unas condiciones materiales del desarrollo humano, solo podrá ser liquidado cuando estas condiciones dejen de darse en el socialismo, el problema de la mujer solo se podrá resolver de forma definitiva mediante la conquista del socialismo y el fin de la propiedad privada.
Apostar por lo contrario, es decir, que la situación de explotación de la mujer se puede resolver en el capitalismo de forma completa y definitiva, es pretender que una idea pueda cambiar la realidad sin tener en cuenta las condiciones materiales, es primar lo ideal a lo material, es volver al viejo idealismo, más que podrido y más que refutado.
Apostar por un feminismo de clase significa apostar por la emancipación de nuestra clase, la clase obrera, por la conquista del socialismo y el fin de la propiedad privada. Es decir, apostar por el feminismo marxista, que lucha por el fin de la explotación, de todo tipo de explotación. Todo lo demás, lo llamen feminismo de clase, feminismo a secas o feminismo liberal solo responde a tendencias burguesas de supuesta mejora parcial de la situación de la mujer en nuestra sociedad que en el fondo solo sirven para poner parches al sistema.
Es muy común encontrarse en frentes de lucha a gente que prioriza o separa la lucha feminista de la lucha de clases, gente que aboga por un feminismo de clase que lo defiende como si fuera una religión, de forma dogmática. Pero cuando indagas un poco más y le preguntas por la base teórica tiene su feminismo “de clase”… cual es la sorpresa al descubrir que su base teórica son tópicos extraídos de corrientes burguesas y posmodernas sin profundización ni asimilación de ningún tipo. Su feminismo es de clase, indudablemente, pero de clase burguesa. Este tipo de gente quedará relegada al olvido en si no enfrentan sus posicionamientos idealistas y burgueses a la realidad de un movimiento obrero revolucionario.
Pretender separar la lucha por la emancipación de la mujer de la lucha por la emancipación de la clase obrera, de la cual forma parte, es separar la lucha por los derechos de la mujer de las masas. Con lo cual, flaco favor están haciendo a la liberación de la mujer haciendo quedar a la gente que si quiere cambiar las cosas como una minoría marginal ajena al mundo actual, criminalizándolos.
Nuestra apuesta es la del socialismo, la de la transformación de la sociedad, la de la socialización de los medios de producción con el consiguiente final de la explotación del hombre por el hombre y el fin de la propiedad privada. Con lo cual se den las condiciones materiales para la destrucción del patriarcado y la reeducación de la sociedad, con el fin de la opresión a la mujer por parte del hombre, conquistando realmente la igualdad plena.
Esto no quiere decir, como también dicen desde el otro extremo de las posiciones antiobreras, que no hay que hacer nada hasta que llegue el socialismo, esto también es un absurdo porque no puedes pretender dejar relegada al ostracismo a la mitad de la clase obrera esperando a que llegue este. Hay que involucrar a la mujer en la lucha de clases, y por lo tanto también en la lucha por sus derechos, ya que la lucha por la liberación de la mujer es parte integrante de la lucha por la emancipación de la clase obrera. No se pueden desechar partes de la lucha de clases, hay que emprenderla en su totalidad. Para que pueda darse el salto cualitativo deben darse antes saltos cuantitativos.
Este trabajo pretende desarrollar para el lector la visión marxista sobre la lucha de liberación de la mujer. Estudiando en primer lugar la historia de cómo hemos llegado hasta aquí, de cómo ha evolucionado la familia, cómo surge la opresión a la mujer y como se desarrolla esta en el capitalismo y se transforma en el socialismo gracias al fin de la propiedad privada. Este sería el primer bloque del libro.
El segundo bloque corresponderá al estudio realizado sobre la teoría marxista al respecto, el estudio desde el marxismo de la cuestión sexual y el desarrollo de esta en la militancia comunista.
El tercer bloque versa sobre temas de actualidad, comenzando con el análisis sobre la hipersexualización de la sociedad actual, la prostitución y el aborto.
El último bloque del trabajo será la confrontación del marxismo con teorías burguesas y reaccionarias en boga actualmente entre círculos “feministas” antiobreros como la teoría queer y el amor libre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que gracioso que una organización como reconstrucción comunista conocida por casos de machismo sea publicitada aquí hablando de la "mujer y el marxismo", curioso cuanto menos,,,

Reconstrucción comunista y su machista gestión de una agresión

https://mujereslibresmadrid.noblogs.org/2015/11/24/reconstruccion-comunista-y-su-machista-gestion-de-una-agresion/

Benito García Pedraza dijo...

Hola, qué tal.

Cuánto tiempo hace que no escribía aquí. Pelillos a la mar.

Como os habéis interesado por la última escisión del PCPE, aquí tenéis nuestra reflexión, a rebufo de lo que ha dicho el PCOE o el mismo PCPE Oficial: http://villaverdecomunista.blogspot.com.es/2017/05/los-jovenes-del-pcpe-tienen-razon.html

Preparo otra cosa, pero para eso habrá que esperar un poco más de tiempo.

Ya veo que desde hace unos años estáis en la órbita de RC. Había una compañera vasca que me mandaba las cosas que hacía RC allí. Bueno, gracias, pero no, ya dije en Villaverde Comunista lo que opinaba de RC, después de varias idas y venidas con ellos.

Saludos, me seguís cayendo bien.

Iona Yakir dijo...

El ataque de los colectivos de genero a RC, es una demostración más, de los niveles de indigencia ideológica y de alienación tremenda que abunda en dichos espacios autodenominados "feministas". Es una verguenza que organizaciones Marxistas Leninistas tengan que perder el tiempo con estas tonterias. Los militantes comunistas no tienen que rebajarse a intercambiar insultos con grupos de disasociadas y perturbadas mentales que hacen de la victimización y la discriminación su propio estilo de vida.